Ablactación paso a paso

La ablactación es el proceso por el cual se cambia una forma de alimentación por otra, este involucra ajustes nutricionales, microbiológicos, inmunológicos y psicológicos. No significa el cese de la lactancia materna, que sigue siendo importante no sólo por el aporte de nutrientes sino por los efectos digestivos, la reducción de incidencia de enfermedades infecciosas y las ventajas en el desarrollo que presenta para los niños. Se trata de la incorporación de alimentos sólidos mientras se continúa amamantando.

La Organización Mundial de Salud recomienda que todo lactante debe ser alimentado exclusivamente al pecho materno durante los primeros seis meses de edad, y posteriormente recibir alimentos complementarios mientras continúa la alimentación al pecho materno, hasta los dos años de edad.

La incorporación de otros alimentos a partir de los seis meses es necesaria entre otros motivos, porque a esta edad aumentan las necesidades de hierro de los niños y es un período crítico donde el bebé necesita aprender a masticar alimentos para continuar con el desarrollo de su mandíbula. Es importante seguir esta recomendación de la OMS ya que estudios demuestran que darle al  niño  sólidos antes de la edad recomendadada (6 meses) está asociado con el aumento del índice de masa corporal, del porcentaje de grasa y una mayor incidencia de enfermedades respiratorias.

Reglas básicas para la ablactación

1. Introducir un solo alimento a la vez. Ofrecerlo durante dos o tres días para comprobar su tolerancia

2. No mezclar los alimentos

3. No forzar su aceptación ni la cantidad de alimento

4. En general, primero ofrecer la leche humana y luego el alimento semisólido.

6. Promover el consumo de alimentos naturales, sin conservantes, saborizantes, colorantes, etc.

7. Preparar los alimentos sin agregar sal, azúcar u otros condimentos

10. La alimentación debe prepararse ajustarse a la práctica y al menú familiar, así como favorecer la socialización y el aprendizaje del niño

13. Cuando se ofrezcan caldos o sopas, hay que proporcionar el alimento y no solo el líquido

14. De preferencia el alimento debe estar a temperatura ambiente

Ablactación en tres fases

–       6 meses: zanahoria, acelga, espinaca, calabacín, auyama, papa (cocinar sin cáscara), guisantes, manzana, pera, cereales sin gluten. Ofrecer estos alimentos en papillas y con cucharita.

Nota: Darle agua al bebé para mantenerlo hidratado.

–       7-9 meses: leguminosas, lentejas, garbanzos, pollo, pavo, res, cocidos o colados, yema de huevo, durazno.

–       9 a 12 meses: cereales, arroz, maíz, pasta, pan, quesos, todas las frutas menos las cítricas, legumbres, avena (puede prepararse con la leche materna). A esta edad se recomienda que el niño comience a comer en su sillita. Debe asegurarse que sus manos estén bien lavadas y permitir que el infante coma con sus manos, para que se familiarice con los nuevos alimentos.

Al cumplir el año puede incorporarse la miel, frutas cítricas, maní y productos del mar.

A los 2 años de edad, el niño se une a la mesa familiar. Es un momento crucial y que juega un papel decisivo en la promoción de hábitos alimentarios saludables y repercute en la salud futura del niño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *