Nutrición Materna Durante la Lactancia

Gran parte del material existente sobre información nutricional en mujeres lactantes, se trata de complicadas reglas sobre la ingesta alimentaria que omite las reservas energéticas de la madre, las preferencias alimentarias y los modelos culturales, convirtiéndose en una barrera para amamantar, ya que estas reglas suelen ser muy duras, difíciles de cumplir por la madre o muy restrictivas.

Es necesario entender y transmitir a las a las mujeres embarazadas y lactantes los requerimientos simples, las variaciones y flexibilidad que puede existir en la dieta, de tal forma que la alimentación no pase a ser motivo de preocupación ni de grandes cambios en su estilo de vida. Por lo tanto, les dejo las respuestas a las preguntas más frecuentes realizadas por las mujeres que amamantan y asisten a mi consulta de nutrición.

¿Debemos comer el doble cuando estamos amamantando?

No. Lo recomendable es consumir 400 calorías diarias adicionales según los Valores de Referencia de energía y nutrientes para la población venezolana. En las madres con sobrepeso pueden restarse de 100 a 150 kcal.

¿Debo evitar el consumo de alimentos productores de gases como brócoli, coliflor y cebolla porque podrían producir gases en mi bebé?

No. La preocupación sobre los alimentos que causan gases en bebés amamantados no tiene bases científicas. La flora intestinal normal produce gas a partir de su acción sobre la fibra alimentaria; ni la fibra ni el gas se absorben por el tracto intestinal y no entran en la leche, así causen en la madre cierto disconfort.

¿Hay algún alimento en especial que me haga producir más leche?

La producción de leche depende de la frecuencia de las mamadas, de la relajación y disposición de la madre al momento dar amamantar y de la cantidad de líquidos que ingiera.

¿Algunas sustancias a evitar o moderar?

Tabaco: Fumar tiene serias implicaciones en la salud de los niños; se ha demostrado que afecta los patrones de sueño, el metabolismo de los niños  y la leche podría tomar el sabor a cigarro. Dejar de fumar está asociado a amamantar por más tiempo, así que es una estrategia recomendable para promover la lactancia materna.

Café: Si una madre toma más de 6 a 8 tazas al día de cualquier bebida que contenga cafeína, su hijo puede acumular cantidades sintomáticas de cafeína, pudiendo producir en el niño debilidad o hiperactividad.

Alcohol: Consumir alcohol en exceso está asociado a una menor duración de la lactancia materna,  por lo que las campañas de salud pública sobre la lactancia, deben alertar sobre los riesgos de consumir alcohol en período pre y post natal.

Como recomendación final, recuerden mantener una alimentación balanceada en todas las etapas de la vida, reducir el consumo de azúcares simples, golosinas, dulces caseros y comida chatarra, a la vez que se aumenta la ingesta de frutas, vegetales, alimentos ricos en fibra y por supuesto mucha agua.

 

4 pensamientos en “Nutrición Materna Durante la Lactancia

  1. Excelente entrada!

    En mi opinión una madre lactante no debería fumar en lo absoluto, yo creo que el termino moderación no debe aplicarse! De igual manera, si la pareja fuma, también debe evitarse, recordemos que los químicos nocivos del tabaco se “huelen” y se transpiran….

    Por otro lado, si una copa de vino ayuda a mama a relajarse, no es tanto problema, mientras sea solo una y no todos los días!

    En general las madres deben tomar la decisión acertada, la lactancia materna exclusiva por los 6 primeros meses y luego complementaria hasta los 2 anios.

    Saludos.

    • Gracias! Sí, es conveniente dejar bien claro cuáles son las sustancias a evitar y cuáles pueden consumirse con moderación.

  2. Justo hace poco conversaba con una madre que afirmaba que no se explicaba cómo pero apenas supo que estaba embarazada dejo de fumar y ahora con la lactacia no lo puede, ni quiere retonar. Su instinto materno y deseo de protección fue superior. Y en general es delicioso dejarse transformar para preservar la vida, mas Que sacrificios y restricciones de dieta y habitos son opciones por el buen vivir

    • Esas palabras coinciden con mi punto de vista con respecto a la alimentación. Como nutricionista – y como persona -, considero que vamos a ser más sanos si logramos sacarnos de la cabeza que comer bien y “hacer dieta” es un sacrificio. La idea es mejorar nuestros hábitos y los de nuestra familia, es evolucionar, ser más responsables y tener conciencia de cuáles son las mejores opciones de alimentación y seguirlas por convicción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *